CIRBE. Ya has oído este nombre antes, ¿verdad? Y lo has escuchado porque te has olvidado de pagar varias cuotas de tu préstamo personal. 

De hecho, la función de la CIRBE, acrónimo de Central de Información de Riesgos, es informar sobre los riesgos que cada banco o entidad financiera tiene con sus clientes, y suele ser un problema para quienes quieren obtener un préstamo personal. ¿La razón? Te lo explicamos en este artículo de Préstamos con ASNEF.

Qué es la CIRBE

Como hemos visto, la CIRBE es un servicio público que informa sobre los riesgos que cada banco o entidad financiera tiene con sus clientes, si el importe del riesgo supera los 1.000 euros, estas entidades tendrán la obligación de facilitar la información. Los riesgos pueden ser créditos, préstamos, avales o garantías.

Si alguna vez has solicitado un producto financiero, seguramente estés en la CIRBE. Pero, no te asustes, no es algo necesariamente malo, puesto que si siempre has sido puntual con tus pagos y no debes dinero a ninguna entidad, tu informe estará en blanco.

Qué datos tiene la CIRBE

La CIRBE emite 2 tipos de informes, uno de ellos es únicamente para el titular del informe.

  • Informe agregado: se entrega a las entidades y al titular. La información aparece unificada por riesgo y no hay un desglose de la cantidad correspondiente a cada entidad bancaria, únicamente una cifra total por cada tipo de riesgo.
  • Informe detallado: este informe puede ser facilitado únicamente al titular. En este informe aparecen todos los detalles de todas las operaciones, como, por ejemplo: código de identificación, nombre de la entidad con la que se realizó la operación y los detalles de la deuda.

Cómo me afecta estar en la base de datos de la CIRBE

La base de datos CIRBE puede ser consultada libremente por todas las personas que intervienen en la concesión de préstamos e hipotecas: empleados de entidades financieras, directores de bancos, archiveros de préstamos bancarios, expendedores de tarjetas de crédito revolving. En la fase de evaluación del expediente, es decir, cuando una institución de crédito tiene que decidir si concede o no un préstamo, la posición de la CIRBE tiene un peso considerable. 

Si, según esta base de datos, eres un pagador preciso y fiable, este dato puede marcar la diferencia y superar la desconfianza por un salario no muy elevado, un contrato de trabajo de duración determinada u otros pequeños detalles que podrían afectar al éxito de la solicitud. 

Por el contrario, si la CIRBE muestra que nos solemos retrasar en el pago de las cuotas, que no hemos saldado ciertas deudas o que hemos sido a menudo objeto de sanciones por morosidad, esto puede afectar negativamente a la evaluación de la elegibilidad para un préstamo. 

De hecho, no es raro que a una persona, a pesar de tener todos los papeles y documentos en regla, se le deniegue un préstamo, o la posibilidad de comprar a plazos, por su aparición la CIRBE. Estos datos son completamente objetivos y están libres de cualquier tipo de juicio: simplemente informan el comportamiento respecto a los préstamos solicitados. La institución financiera o el banco siempre tienen la última palabra sobre la concesión o no de un préstamo.

Cómo consultar mis datos en la CIRBE

Hay 3 formas de consultar los datos que aparecen en el CIRBE:

  • Presencialmente. Tienes que acudir a una sucursal del Banco de España con tu DNI y te lo entregarán al momento. 
  • Correo postal. Puedes solicitarlo por correo postal adjuntando una copia del DNI y enviándolo al Banco de España. La respuesta llegará por correo certificado.
  • Telemáticamente. Por la web del Banco de España mediante certificado digital y el certificado nos llegará al momento.

Cómo borrar mis datos del CIRBE

Tienes que saber que, lamentablemente, no es posible borrar tus datos de la CIRBE, sin embargo, existe la posibilidad de ocultarlos, para que ninguna entidad financiera pueda acceder a ellos. Se trata de un trámite sencillo, pero el problema es que si acudimos a un banco para solicitar un préstamo y el banco comprueba que no puede consultar nuestros en la CIRBE, podría denegarnos la concesión del préstamo, puesto que la entidad sospechará que si hemos ocultado la información es porque hay algún dato negativo.