Si deseas financiar tu dentista, pero te encuentras en ASNEF, no debes preocuparte, pues ahora es posible financiarlo sin importar que estés dentro de esta lista: una de las más temidas y difíciles de salir.

Por suerte, en Préstamos con ASNEF sabemos todas las claves para que puedas salir de esta difícil situación. Por eso mismo queremos contarte todo sobre el tema en el artículo Préstamos con ASNEF: qué es ASNEF, cómo financiar tu dentista si estás dentro de ASNEF y cómo no, las formas de salir de una deuda.

¿Qué es ASNEF?

Antes de empezar a explicarte cómo puedes financiar tu dentista si formas parte de ASNEF, queremos explicarte qué es exactamente esta entidad y a qué pertenecen sus siglas.

Se trata de una asociación fundada en 1957 que se creó con el principal objetivo de gestionar los datos de aquellas personas que reúnen impagos. Esta asociación está controlada y supervisada por EQUIFAX.

Las siglas, por lo tanto, hacen referencia a la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros.

La principal función de ASNEF es, sin lugar a dudas, poder ofrecer información de solvencia de personas tanto físicas como jurídicas a las empresas que sean miembro de la asociación. Dichas empresas pueden conocer toda la información del fichero para que así se aseguren de que sus clientes no van a cometer con ellos un impago. De esta manera, las empresas nos podemos sentir seguras a la hora de conceder un crédito o dar algún servicio.

EQUIFAX 

Seguramente te estarás preguntando qué es EQUIFAX, la empresa que controla a ASNEF. Y es que, ambas están estrechamente relacionadas porque EQUIFAX es una empresa de carácter privado que controla las bases de datos de morosidad, por lo que, es la asociación titular de los datos.

¿Cómo financiar tu dentista si estás en ASNEF?

Las personas que se encuentran en una lista de morosos pueden tener muchos problemas en su día a día, sobre todo a la hora de realizar cualquier acción que suponga la financiación. Hasta la más mínima acción como la de ir al dentista puede ser denegada. Sin embargo, en Préstamos con ASNEF podrás solicitar lo que necesites. ¡Estamos para ayudarte!

El proceso de solicitud para pedir el préstamo es muy sencillo. Para ello, deberás rellenar cuánta cantidad deseas y responder a las siguientes preguntas que te aparecerán en pantalla. Una vez finalizadas las preguntas rellena tus datos de contacto y te contactaremos lo antes posible para empezar con el trámite.

Recuerda tener a mano tu número de IBAN, correo electrónico y teléfono móvil. De hecho, en algunos casos también tendrás que acceder a tu banca online para validar la información de una forma segura y cifrada. 

Cuando recibas la aprobación del préstamo se te enviará una copia al correo electrónico en PDF.

Te recomendamos que, aunque el proceso sea muy rápido, te tomes tu tiempo para comprobar que todos los datos que has aportado son los correctos. Lee bien los términos y condiciones, esto conseguirá que te ahorres sorpresas futuras.

Requisitos de préstamos con ASNEF

Como buenos expertos, no estaríamos realizando correctamente nuestro trabajo si no te dijéramos los requisitos de acceso a este tipo de préstamos a través de otras plataformas. Por eso, te contamos los siguientes 3 requisitos esenciales.

  • Disponer de una propiedad inmobiliaria.
  • Solicitar un mínimo de 15.000 euros.
  • Justificar tu capacidad de devolución.

Características de los mejores prestamistas

Está claro que los préstamos online han ganado mucha popularidad en los últimos tiempos. Tanto es así que podemos caracterizar a los mejores si cumplen una serie de requisitos:

  1. Que no pidan dinero por adelantado.
  2. Soluciones reales.
  3. No cometan errores en la web; puede ser señal de estafa.
  4. Sede social en España.

Formas de salir de una deuda de ASNEF

Si lo que deseas es también salir de la lista negra de ASNEF, hay algunas acciones que puedes realizar para conseguirlo. Aunque, en ocasiones, esto depende del tipo de deuda. 

Lo primero que puedes hacer es lo más obvio; pagar la deuda. Esta acción es muy sencilla y breve (de 1 a 2 meses), aunque, claro está, es necesario contar con el dinero suficiente para ello. Por otro lado, también puedes disputar la deuda, se trata de un proceso difícil y duradero (incluso un año).

Como tercera opción también puedes ejercer tus derechos ARCO, lo cual también es difícil y costoso con respecto al tiempo que deberás dedicarle. 

La última opción es prescribir la deuda, lo que es bastante fácil, pero estarás limitado o limitada a una financiación durante un tiempo, por no hablar del tiempo de espera de incluso 6 años o más.